16 de junio de 2015

Soles y soles


Soles y soles 


El sol del verano
nos quema la mano,
la panza y la espalda,
a mí y a mi hermano.




Al sol de la playa,
yo lo tomo en malla;
cuando brilla, me habla,
nublado, se calla.




El sol otoñal
me da un recital
de luz y colores
sobre el ventanal.




Un sol cantarín,
atado a un piolín,
flamea en el cielo
como un banderín.




En la primavera,
un sol de primera,
va regando flores,
como regadera.




Un sol amarillo,
como un pajarillo,
canta un canto alegre
con fuerza y con brillo.




Los soles panzones,
que son remolones,
se van a la playa
en las vacaciones.




 Douglas Wright


No hay comentarios:

Publicar un comentario