23 de mayo de 2020

Yo juego y juego (con las palabras)


Yo juego y juego
(con las palabras) 

Yo juego y juego
con las palabras
en una especie
de “Abracadabra”
—palabras grandes,
palabras chicas,
palabras pobres,
palabras ricas,
saltan y corren
por el papel,
y hasta se posan
en los renglones,
y hasta descansan
en las esquinas,
y hasta se ocultan
en los ricones. 

Con las palabras
yo juego y juego
como un gran mago
con un gran fuego
—palabras dulces
y otras saladas,
unas con patas
y otras aladas,
palabras cuerdas,
palabras locas,
palabras muchas,
palabras pocas,
juegan y juegan
aquí conmigo,
y en una especie
de “Abracadabra”
cantan a coro,
gritan a coro:
“¡sos nuestro amigo!”. 

Douglas Wright



22 de mayo de 2020

Tengo un teclado especial


Tengo un teclado especial 

Tengo un teclado especial
—un teclado de escribir—
con azul, rojo, amarillo
en lugar de A, E, I.

Si pulso una tecla, sale
un aroma o un color,
y si pulso otra, surge
un sonido o un sabor.

Tengo un teclado especial
para escribir, de corrido,
poesías de colores,
de sabores, de sonidos.

Hay teclas con sentimientos
y hay teclas con emociones,
hay teclas con pensamientos
y hay teclas con sensaciones.

Tengo un teclado especial
—como de computadora—
para escribir poesías
—poesías de colores,
de sabores, de sonidos—
cada vez que tengo ganas,
todo el tiempo, a toda hora. 

Douglas Wright



Tomamos prestado el dibujo de este marcianito
de la canción “My Funny Valentine”
—aunque el teclado es distinto, nos parece
que él anda en algo parecido. 


Mi auto rojo





4 de mayo de 2020

Las nubes me hacen señales


Las nubes me hacen señales


Las nubes me hacen señales,
las nubes me dan indicios,
más allá de los tejados,
detrás de los edificios.

Las nubes me hacen señales
con sus formas tan bonitas,
como señales de humo
blancas, gordas, redonditas.

Las nubes me hacen señales
que cruzan los pajaritos,
yo no entiendo lo que dicen,
no entiendo lo que está escrito.

Las nubes me hacen señales
en un lenguaje brumoso
y, aunque yo no entiendo bien
qué es lo que el mensaje dice,
yo lo observo, lo disfruto,
¡me parece que es hermoso!


Douglas Wright


----

Bonus

El cielo es un gran papel
de un suave color celeste
donde las nubes escriben,
con letra blanca y redonda,
hacia el norte y hacia el sur,
hacia el este y el oeste.



25 de abril de 2020

¡Amarillo y amarillo!


¡Amarillo y amarillo! 

¡Amarillo y amarillo,
el otoño es amarillo
—de un amarillo radiante,
de un amarillo con brillo!

El árbol frente a mi casa
es un cofre del tesoro
con hojas tan amarillas
como monedas de oro.

¡Amarillo y amarillo,
amarillo el empedrado
—toda la calle pintada
de un amarillo dorado!

El farol que está en la esquina,
como en un cuento de hadas,
llena la noche del barrio
de mil pepitas doradas.

¡Amarillo y amarillo:
amarilla es la estación
que tiñe de oro los fresnos
—las veredas de mi calle,
los autos estacionados—
y llena de hojas doradas
el piso de mi balcón! 

Douglas Wright



17 de abril de 2020

¡Lindo es mirarse a los ojos!


¡Lindo es mirarse a los ojos!


¡Lindo es mirarse a los ojos
y sentirse reflejado,
y ver que cuando uno mira,
uno también es mirado!

Es tan difícil decir
lo que hay en una mirada
—¿pájaros que por el aire
van formando una bandada?


¡Lindo es mirarse a los ojos
y sentirse reflejado,
y ver que cuando uno mira,
uno también es mirado!

Es tan difícil decir
lo que hay en una mirada
—¿azahares y jazmines,
y lavanda perfumada?


¡Lindo es mirarse a los ojos
y sentirse reflejado,
y ver que cuando uno mira,
uno también es mirado!

Es tan difícil decir
lo que hay en una mirada
—¡un cielo inmenso, profundo,
que entra por la ventana!


Douglas Wright



12 de abril de 2020

Llovía en el mar




Llovía en el mar 

Llovía, llovía,
llovía en el mar;
llovía y llovía
y yo no sabía
si el agua de lluvia
bajaba o subía.

Llovía, llovía
y nunca paraba;
llovía y llovía
y yo ignoraba
si el agua de lluvia
subía o bajaba.

Llovía, llovía,
llovía en el mar;
hay gotas que bajan
y hay gotas que suben,
mirando la lluvia
me dio por pensar. 

Douglas Wright



----

Bonus

Abajo, las olas,
arriba, las nubes,
en medio, mil gotas,
mil gotas de lluvia
que suben y bajan,
que bajan y suben.



6 de abril de 2020

¿Cómo serán los marcianos?


¿Cómo serán los marcianos? 

Muchas veces me pregunto
cómo serán los marcianos;
¿tendrán caras, tendrán ojos,
tendrán dedos, tendrán manos?


¿Serán de un solo color,
serán lisos o rayados;
tendrán la cara verdosa
y los pelos colorados?


Cuántas veces me pregunto
cómo serán los marcianos;
¿tendrán padres, tendrán madres,
tendrán hermanas y hermanos?


¿Harán cosas divertidas
a la hora de jugar;
juegos con una pelota,
de correr y de saltar?


Tantas veces me pregunto
cómo serán los marcianos;
¿serán gordos, serán flacos,
muy pesados o livianos?


¿Tendrán perros con diez colas
y elefantitos con alas,
tortas de catorce pisos,
gaseosas metalizadas?


Siempre, siempre me pregunto
cómo serán los marcianos,
y si serán muy distintos
de nosotros, los humanos.


Douglas Wright


13 de marzo de 2020

La tierra donde todas las palabras siempre terminan en “onte”



La tierra donde todas las palabras
siempre terminan en “onte”


Un bisonte y un sinsonte
andan en medio del monte;
viven juntos en la tierra
donde todas las palabras,
aunque empiecen diferente,
siempre terminan en “onte”.



Gliptodonte y mastodonte
marchan hacia el horizonte;
viven juntos en la tierra
donde todas las palabras,
aunque empiecen diferente,
siempre terminan en “onte”.



¡Y hasta un rinoceronte
y una ballena geronte
viven juntos en la tierra
donde todas las palabras,
aunque empiecen diferente,
siempre terminan en “onte”!



Si tan solo el elefante
se llamara “elefonte”,
viviría en la tierra
donde todas las palabras,
aunque empiecen diferente,
siempre terminan en “onte”.



 Douglas Wright


10 de marzo de 2020

Mi avión de juguete


Mi avión de juguete 

Mi avión de juguete
rueda por la pista,
hace mil piruetas,
es un gran artista.




Sus alas son rojas,
de un rojo con brillo,
su cola es naranja,
su cuerpo, amarillo.




Mi avión de juguete
es mi gran amigo,
yo juego con él
y él juega conmigo.




Vuela hacia adelante
y vuela hacia atrás;
vuela, vuela y vuela
hasta no dar más.




Mi avión de juguete
sale de paseo,
si el día esta lindo,
si el día está feo.




Gira y gira y gira,
sube y baja y baja,
y, cuando es de noche,
duerme en una caja.




Mi avión de juguete
sueña con un cielo
donde los aviones
siempre están en vuelo.




 Douglas Wright


----

Este avioncito comenzó siendo un juguete que diseñé
para la empresa “Materiales Educativos DELFÍN”,
de mi amigo Chachy Oviedo, y que él desarrolló
como juguete de arrastre.

Así que, si bien nunca voló, seguramente ha carreteado
por unos cuantos pisos.

Aquí, fotos y dibujos de los primeros prototipos.







18 de febrero de 2020

¡Arbolitos a montones!



¡Arbolitos a montones! 

Unos árboles enormes,
unos árboles gigantes,
como columnas inmensas
de templos impresionantes.

Unos árboles delgados,
unos árboles flaquitos,
clavados sobre la tierra
como un montón de palitos.

Unos árboles gordotes,
unos árboles robustos,
como elefantes pacíficos
pastando entre los arbustos.

Unos árboles resecos,
con sus troncos quebradizos,
como dos manos nudosas
levantándose del piso.

Unos árboles, barrotes
de una jaula de madera,
una pajarera inmensa
que abarca la Tierra entera.

Unos árboles al fondo,
allá, sobre el horizonte,
como unas nubes caídas
que se han convertido en monte.

Unos árboles finitos,
mis lápices de colores,
para pintar arbolitos
verdes, rojos y marrones,
arbolitos y arbolitos,
¡arbolitos a montones! 

Douglas Wright