14 de agosto de 2010

¡Hola, hola! ¿Cómo estás?


¡Hola, hola! ¡Hola, hola!
¡Hola, hola! ¿Cómo estás?
¡Hola, hola! Te pregunto,
te pregunto: ¿cómo estás?




Estoy como el sol
que brilla de día;
contento, radiante,
con mucha alegría.




Estoy como el cielo
cuando está nublado;
apagado, triste
y un poco enojado.




Estoy todo rojo,
igual que la tarde
cuando el cielo entero
parece que arde.




Estoy muy azul,
de un azul profundo,
cuando por la noche
en sueños me hundo.




¡Hola, hola! ¡Hola, hola!
¡Hola, hola! ¿Cómo estás?
¡Hola, hola! Te pregunto,
te pregunto: ¿cómo estás?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada