26 de septiembre de 2011

Éste es el señor Guillermo




Éste es el señor Guillermo,
escribió obras de teatro,
hizo más de dos o tres,
hizo más de tres o cuatro.

Ellas nos hacen reír,
ellas nos hacen llorar,
ellas nos hacen sufrir,
ellas nos hacen soñar.

Algunos lo llaman “Will”,
los que lo conocen bien;
todos le tienen respeto,
muchos lo admiran, también.

“Sus comedias son brillantes”,
dicen todos los actores,
“y sus tragedias, geniales”,
exclaman los directores.

“William” viene a ser “Guillermo”
en su idioma, el inglés,
en el que el “uan, tu, trí”
quiere decir “un, dos, tres”.

Él escribió sobre reyes
y escribió sobre princesas;
ninguna historia es mejor
que cualquier historia de ésas.

Shakespeare, su apellido,
señor Guillermo, su nombre;
un gran hombre, este escritor:
¡un gran señor, este hombre!

23 de septiembre de 2011

No los veo, no los veo...


No los veo, no los veo,
pero sé que están ahí;
entre las ramas brotadas
escucho sus PÍ PÍ PÍ.

22 de septiembre de 2011

Tengo nariz y pulmón...


Tengo nariz y pulmón,
tengo manos y cadera,
tengo ojos y cerebro,
tengo pómulos y pera;
pero cuando me levanto
y todo un día me espera,
mucho más que todo eso:
¡yo tengo una cafetera!

21 de septiembre de 2011

Noches de luna



(Recopilación de los Bocaditos de la luna)

----

Bom Bom Bom Bom...

Sobre el balcón de mi casa
se asoma la luna llena
que hace brillar el malvón,
el jazmín y la azucena.


Bom Bom Bom Bom...

La luna llena ilumina
el paño de mi ventana;
la noche viaja, serena,
rumbo al sol de la mañana.


Bom Bom Bom Bom...

La luna vuela hacia arriba,
vuela sobre la ciudad;
arriba: un brillo radiante,
abajo: la oscuridad.


Bom Bom Bom Bom...

La luna alumbra en silencio,
la noche escucha callada;
la luna lo calla todo,
la noche no dice nada.


Bom Bom Bom Bom...

La luna llena se va
por encima del tejado,
ahora se queda sin luna
el negro cielo estrellado.


Bom Bom Bom Bom...

Una luna y otra luna,
y otra luna y otra más;
aquellas lunas se fueron
pero otras lunas vendrán.


Bom Bom Bom Bom... ¡BOM!

----

Canción: Noches de luna

20 de septiembre de 2011

Bocaditos de Buenos Aires



Cúpulas de Buenos Aires,
tan lindas como sombreros,
le hacen cosquillas al aire,
le hacen cosquillas al cielo.




Casas viejas, empedrado,
tejas, farol, soledad,
así es el barrio más viejo,
más viejo de la ciudad.




Una pirámide flaca
apunta bien hacia arriba,
el obelisco se alza
en medio de una avenida.




Dos avenidas enormes,
que corren en diagonal,
unidas por una calle,
una calle peatonal.




Semáforos y bocinas,
carteles y celulares,
subtes, taxis, colectivos,
tiendas hoteles y bares.




Hoy anduve por el centro,
el centro de la ciudad,
hoy, con esta Buenos Aires,
yo empecé una amistad.


18 de septiembre de 2011

El centro de la ciudad


Hoy anduve por el centro,
el centro de la ciudad,
vi el Museo, la Biblioteca
y el Gran Centro Cultural,
vi los cines, los teatros
y la Estación Terminal,
los edificios de mármol
y las torres de cristal,
y esa avenida tan grande
que cruza por la mitad.

Hoy anduve por el centro,
el centro de la ciudad,
vi la Casa de Gobierno
y la Iglesia Catedral,
vi el Congreso y el Cabildo,
y el Centro Municipal,
la Manzana de las Luces,
la Avenida Diagonal,
y en el centro de una plaza,
la estatua a la Libertad.


El charco de la vereda...


El charco de la vereda
refleja un pájaro en vuelo;
el pájaro ya pasó,
en el charco sólo hay cielo.

Astillas de luna...


Astillas de luna
detrás de los árboles
sobre un cielo negro
teñido de azul.

Astillas de luna
detrás de los árboles,
las ramas desnudas
le tejen un tul.


16 de septiembre de 2011

Un viaje divertido



Árboles como nubes,
nubes como montañas,
el sol, un huevo frito,
el paisaje me engaña.

La luna, medialuna,
los planetas, bolitas,
las estrellas parecen
ramos de margaritas.

Así es como yo veo
lo que hay en el paisaje;
es divertido el día,
es divertido el viaje.

Las ventanas de mi casa...


Las ventanas de mi casa
están repletas de cielo;
yo miro por las ventanas,
por las ventanas me vuelo.

14 de septiembre de 2011

La luna alumbra en silencio...


La luna alumbra en silencio,
la noche escucha callada;
la luna lo calla todo,
la noche no dice nada.

¿Quién desanda el día?...


¿Quién desanda el día
cuando llega la noche?
¿Quién despierta la noche
cuando el sol ya cayó?

¿Quién despinta las nubes
cuando está atardeciendo?
¿Quién destiñe los cielos
cuando ya anocheció?

Cuando termina el día...



Cuando termina el día,
el día se vacía,
y cuando ya es de noche,
nos vamos a acostar.

Dormimos y soñamos,
y cuando despertamos,
un día nos espera:
¡un día por llenar!


13 de septiembre de 2011

Esta canción tiene el color de la vida




Esta canción tiene el color,
tiene el color de la vida;
esta canción tiene el sabor,
tiene el sabor del amor.


La vida es roja y azul,
verde, marrón y amarilla;
la vida es celeste cielo
y es también rojo que brilla.

La vida es de chocolate,
de azúcar, de caramelo;
la vida es de mandarina,
de limón y de pomelo.


Esta canción tiene el color,
tiene el color de la vida;
esta canción tiene el sabor,
tiene el sabor del amor.

----

Canción: Esta canción tiene el color de la vida

10 de septiembre de 2011

El Señor Gardel



----

Canción: El Señor Gardel

9 de septiembre de 2011

Un perfume de jazmines


Por el barrio ya se siente
un perfume de jazmines,
que sale de los balcones,
que sale de los jardines.

Creo que es la primavera
que viene abriéndose paso
desde adentro del invierno,
yo creo que ése es el caso.

Por el barrio anda flotando
ese delicado aroma:
¡el jazmín de primavera
desde el invierno se asoma!


El Señor Gardel




El Señor Gardel
era un gran cantor,
era un gran artista,
era un gran señor.

Cantaba sus tangos
con voz muy potente,
y era el preferido
de toda la gente.

El Señor Don Carlos
era un gran tenor,
sombrero de lado,
sonrisa de actor.

Cantó a Buenos Aires,
a las golondrinas,
a pibas de barrio
y a las parisinas.

El Señor Carlitos
era un señorito,
corbata y pañuelo
con mil lunarcitos.

Él le cantó a todas:
chicas de percal,
rubias platinadas,
mozas de arrabal.

Don Carlos Gardel
era un gran señor,
cantando sus tangos:
¡él era el mejor!


Las bailarinas del señor Degas




Ah, las bailarinas
del señor Degas
giran por la pista
con paso fugaz.

Como ramilletes
de flores de tul,
dan vueltas y vueltas
en la luz azul.

Ah, las bailarinas
del señor Degas,
tan llenas de gracia,
tan llenas de paz.

Espaldas derechas,
cabezas en alto,
corren, dan la vuelta
y pegan un salto.

Ah, las bailarinas
del señor Degas,
él las retrataba
con ojo sagaz.

Con lápiz, con óleo,
carbón o pastel,
nadie las pintaba
como lo hacía él.

Ah, las bailarinas
del señor Degas,
muchachas como éstas
no verás jamás.


Este señor es Valiente



Este señor es Valiente,
más valiente que ninguno,
tiene una espada cantora,
una capa y un escudo.

Pelea contra los malos,
rescata alguna doncella,
siempre de pelo dorado,
siempre joven, siempre bella.

Este señor es Valiente,
valiente como él no hay otro,
y como buen caballero,
cabalga en un brioso potro.

Lucha contra los tiranos,
se bate con los malvados,
y si hay una causa justa,
él se pone de su lado.

Este señor es Valiente,
el más valiente de todos;
con los buenos y los justos
él se bate codo a codo.

Él se bate en las praderas,
él se bate en los torneos,
como lucha con valor,
él sale siempre primero.

Este señor es Valiente,
es realmente muy valiente,
y por ser el más valiente,
es: “El Príncipe Valiente”.

8 de septiembre de 2011

Más marcianos en mi balcón



Ahora hay toda una familia,
una familia marciana
que trepa por mi balcón,
que se asoma a mi ventana.

Si hoy hay toda una familia
asomada a mi ventana,
pienso: ¿qué voy a encontrar,
qué voy a encontrar mañana?



6 de septiembre de 2011

La canción de una canción




La canción de una canción,
esa es la canción que canto,
canto con mi corazón.

La canción de una canción,
esa es la canción que suena,
suena en mi corazón.

La canción de una canción,
esa es la canción que alegra,
alegra mi corazón.

La canción de una canción,
esa es la canción que canta,
que canta mi corazón.

----

Canción: La canción de una canción

Cada vez que le pregunto...


Cada vez que le pregunto,
tiene algo que responder,
con palabras, con dibujos,
con algún MP3.

Siempre que yo le pregunto,
tiene algo que responder;
¿es un sabio?, ¿es un mago?,
nada de eso: ¡es la web!

4 de septiembre de 2011

Una en broma


Quiero ser cantante


Quiero ser cantante
como los de ante
que sacan el pecho
siempre hacia adelante.

Quiero ser tenor
como los mejor,
los que cantan siempre
todo en Do Mayor.

Quiero ser artista,
un gran guitarrista,
y figurar siempre
primero en las lista.

Soy “Johnny Manolo”
y me dicen “Colo”,
quiero ser estrella:
¡quiero ser idolo!



Hay un marciano que espía



Hay un marciano que espía
por detrás de mi balcón,
es un marciano amistoso,
un marciano bonachón.

El marciano que me mira
asomado a la baranda
tiene los ojos saltones,
tiene la sonrisa blanda.

¿Y quién será este marciano
que espía de esta manera;
cuál será su identidad,
su identidad verdadera?

Este marciano es la rama
de un árbol de la vereda;
las ramas están brotando:
¡ya llega la primavera!

2 de septiembre de 2011

Cinco o seis gorriones


Cinco o seis gorriones
que andaban saltando,
como dos palomas
salieron volando.



Estas dos palomas
subieron al cielo
y como diez nubes
siguieron el vuelo.



Las nubes chocaron,
la lluvia cayó,
de un charco en el suelo
un gorrión salió.


Gorriones traviesos



Gorriones traviesos
llegan a mi casa,
bajan hasta el patio,
van por la terraza.

Inquietos y alegres
van revoloteando,
volando bajito,
saltando y cantando.

Gorriones traviesos
frente a mi ventana,
ellos son la fiesta
de cada mañana.

Juegan, juegan, juegan,
juegan como chicos;
juegan con sus alas,
juegan con sus picos.

Gorriones traviesos
aquí, en mi balcón;
yo también, como ellos:
¡quiero ser gorrión!

9 diferencias


Entre el dibujo de arriba y el de abajo
hay nueve diferencias.

¿Podés encontrarlas?










Solución


1 de septiembre de 2011

Bichos, bichos: muchos bichos



----

Canción: Bichos, bichos: muchos bichos